Contacte con nosotros

93 467 17 18

Cuidados antes y después del transplante de pelo

Antes del transplante de pelo:

  1. Evitar la toma de aspirina o antiagregantes durante los 15 días anteriores al procedimiento.
  2. Referir al médico toda la medicación o alergias que puedan dificultar el tratamiento.
  3. El tratamiento está contraindicado en las alopecias cicatriciales donde el proceso de base persista y pueda producir mayor destrucción de pelo. Este tipo de alopecias son bastante infrecuentes y surgen por procesos como el Liquen Pilar u otros transtornos inflamatorios que van destruyendo el pelo del cuero cabelludo. Se debe tratar el proceso de base para que el paciente no padezca la destrucción de su pelo. Por supuesto que el transplante es una opción a considerar en las zonas residuales donde ha desaparecido el pelo, pero, siempre se debe realizar cuando este proceso de base esta controlado. Hacer el transplante en plena actividad de la enfermedad equivaldría a perder el pelo transplantado y el esfuerzo realizado.
  4. El paciente debe acudir en ayunas al procedimiento.

 

Después del transplante de pelo:

  1. La sensación de molestia y dolor suele ser importante durante los dos primeros días. Debe tomarse algún antiinflamatorio como ENANTIUM cada 8 horas, IBUPROFENO o NAPROXEN.
  2. Inmediatamente después del procedimiento se coloca vaselina sobre la zona tratada y un vendaje compresivo.
  3. El vendaje compresivo se retira al día siguiente, cuando se realiza un suave lavado del cuero cabelludo.
  4. A partir del primer día del procedimiento, el paciente NO PUEDE LAVARSE la cabeza durante 5 días. Durante este tiempo se recomiendo usar un gorro fino de lana o gorra con visera.
  5. A partir del día quinto se puede lavar la cabeza con mucha suavidad.
  6. El pelo implantado entra en fase de descanso y cae aproximadamente a los 15 días de su transplante.
  7. Al cabo de 3 meses del tratamiento, se observa que los folículos transplantados vuelven a entrar en fase de crecimiento. Los ciclos entonces empezaran a crecer de forma asincrónica dando lugar a un aspecto muy natural.