Te explicamos cuáles son los materiales aprobados para el relleno de labios y cuáles no se deben utilizar nunca.

Los labios son una región anatómica que frecuentemente son tratados para incrementar su volumen. El material más habitualmente empleado es el ácido hialurónico. ¿Es este el único relleno que se puede emplear? ¿Se pueden emplear más cosas?

Existe una variedad muy amplia de materiales de relleno: el ácido hialurónico, la Policaprolactona, el ácido Poliláctico, el colágeno, el lipofilling o la grasa autóloga (esto significa que es la que viene de uno mismo y no de un donante externo)… Estos materiales se emplean para recuperar el volumen perdido de ciertas áreas de la cara que han sufrido atrofia como pueden ser las mejillas, la mandíbula, o las sienes. No obstante, ciertas zonas anatómicas están cubiertas por una fina capa de piel por debajo de la cual hay poca cantidad de tejido conectivo. Un ejemplo es la piel que rodea al ojo, que es notoriamente delgada, y la piel de los labios o mejor dicho la semi-mucosa de los labios. En estas regiones específicas no se puede emplear cualquier material de relleno. El único material que se puede inyectar en los labios es el ácido hialurónico. Sólo si la inyección es muy profunda se puede emplear adicionalmente grasa.

La razón de estas restricciones estriba en que el único material que realmente podemos eliminar en caso de generar problemas es el hialurónico.

El ácido hialurónico tiene un antídoto, llamado hialuronidasa. Este producto es una enzima que disuelve o degrada el hialurónico y hace que el uso de éste sea especialmente seguro.

Hay otro motivo por el que el hialurónico es el perfecto relleno para los labios, y es su maleabilidad y flexibilidad. Otros materiales duran mucho más tiempo y se producen reacciones más dificiles de tratar.

¿Qué materiales no se deben emplear para los rellenos de labios?

Uno de los materiales que nunca debemos emplear para el relleno de los labios son los polímeros, o bio-polímeros, o la silicona. Estos materiales pertenecen a la química inorgánica. Esto significa que están compuestos por sílice y otros átomos de los cuales la materia viva no está hecha. Cuando entran en nuestro organismo se pueden comportar de forma inerte, sin interactuar con las células o las moléculas de nuestro cuerpo. Precisamente por este motivo no se degradan durante años o siglos y pueden producir una reacción de rechazo llamada reacción del cuerpo extraño.

Si una momia del antiguo Egipto hubiese sido tratada con silicona, hoy en día todavía quedaría silicona.  Los labios del faraón o faraona habrían desaparecido pero en su lugar estaría un gel de silicona intacto.

Fíjense en el material exacto con el que es tratado la próxima vez que se rellene los labios y no cometa el error de utilizar cualquier tipo de relleno. Solo ciertos tipos de ácido hialurónico están aprobados para este tratamiento.

¡Comparte este artículo!

Otros artículo que te pueden interesar…